Personajes Gays en los Dibujos animados

Hace algunos días veía junto a mi hijo “the loud house”, y pude notar que los padres de Bryan, el mejor amigo de Lincold Loud, son una pareja de hombres gay, y de verdad me preocupé, porque como pueden insertar ese tema en un show de dibujos animados para niños; pienso que es fuerte, pero después pensé y me dije a mi mismo: ¿Es que acaso son los primeros personajes gays dentro de los dibujos animados?; NO.

          Durante años han habido personajes dentro de las comiquitas o dibujos animados que obviamente son gays, y no nos habíamos dado cuenta; por ejemplo: Goofy y Micky.

          Y es que acaso no vemos como Mickey y Goofy se tratan íntimamente.

Goofy: Hola Micky, que bello estás hoy, je, je, je

Micky: Gracias Goofy, tu también estas muy bello; con ese cuerpo atlético, y ese hermoso rostro, ji, ji ji.

Goofy: ju, ju, jui; que tierno Micky.

          Eso es indudable, son gays. Otro dúo que está en esa onda son Batman y Robin; durante años se cuestionó que el multimillonario Bruno Díaz acogiera en su mansión a un adolescente que quedó huérfano y que conoció en un circo donde el chiquillo trabajaba como trafesista. En una ocasión, Batman entrenaba al joven Robín hasta que, en un descanso, instó al posterior joven maravilla a que se sentara en sus piernas; ¿Qué hubiese pasado esa vez si Alfred no habría pasado a esa sala de entrenamiento?, lo más probable es que Bruno hubiese follado a Ricardo, aunque esa escena marcó la infancia de Robín, y por años vivió detrás de su mentor Batman, no sabemos si con el tiempo el hombre murciélago haya aprovechado su ventaja con el joven maravilla, pero es muy posible que Robin sea así por todo eso.

          Otro caso de personaje gay dentro de los dibujos animados es el mismísimo Waylon Smithers el supervisor de Homero Simsons que sueña con ser la señora del señor Burns, aunque este lo humilla como le da la gana. Algunos estudiosos en la materia lo han definido no como gay sino como un Burns-sexual, una forma mas baja a la humillación humana que es capaz de auto infrigirse un ser por la atención de otro.

          En aquella horrible serie llamada “la casa de los dibujos” (con mis respetos para quienes les gustó y son fans de esa serie), deliberadamente se expone dentro de dicha casa la relación sentimental entre el Capitanazo, una especie de parodia de Superman, con Xander, un personaje que se nota es la parodia del chico de Zelda. Durante esta serie se presentaron muchas escenas homosexuales entre estos dos personajes que dejaron mucho que desear, y, aunque la serie era para adultos, es obvio que atraía la atención de muchos niños.

          Bob esponja (yo lo llamo Bobo esponja, es ridículo) es evidentemente gay; una extrañísima amistad con una estrella de mar de nombre Patricio y una afeminada conducta nos hacen imaginar, y con mucha razón, que esta serie infantil, es protagonizada por un personaje homosexual. Hay que estar pendiente en cada escena, en cada capítulo lo que allí se presenta, y manejar con cautela y orientar a nuestros niños sobre lo que dicen y cómo actúan.

          El conejo de la suerte Buggs Bunny es, sin duda alguna, otro personaje de dudosa reputación; se disfraza de mujer, habla como mujer, actúa como mujer, y hasta seduce a Sam bigotes, a Elmer gruñón y a otros como mujer. Aunque en algunos capítulos sale enamorando a bellas conejitas, son más las veces en lo que lo vemos con estas conductas afeminadas.

          Finalmente hago referencia a los Ánimes Japoneses, y es que aunque muchas de estas series son para adultos, muchísimos personajes, de hecho, infinidad de personajes son gays, y el problema es que estas series animadas Japonesas llaman muchísimo la atención de niños y jóvenes; pongo tan solo el caso de dos de tantísimos personajes: en primer lugar Shun de la constelación de Andrómeda en Saint Seiya o Caballeros del zodiaco, lo hemos visto en actitud afeminada en innumerables episodios, incluso en la batalla de las doce casas se quedó abrazando en la casa de géminis junto al Hyoga caído tras enfrentar a Camuz. Por otro lado, y el personaje más patético, Hanagata en la serie Saber Marionetta; ha buscado de las mil formas seducir y hacerse con el protagonista de esta serie Otaru, dueño de las tres marionetas.

          No tengo nada en contra de la homosexualidad, tengo muchos amigos gays, los respeto y los quiero, pero no estoy de acuerdo ese bombardeo en los medios mostrando la homosexualidad, el lesbianismo, además de lidiar con violencia extrema y con el consumo desmedido de las drogas, por eso debemos ser muy cautelosos con lo que nuestros niños ven en los medios de comunicación, incluyendo al internet; de nosotros depende que sean mejores personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *